jueves, 25 de febrero de 2010

Responsabilidad Penal de las personas jurídicas en la nueva reforma del Código Penal


Hay un principio básico en el Derecho Penal Español que se manifiesta a través de la locución latina “Societas delinquere non potest “. Este principio viene a significar que las sociedades no pueden delinquir y tiene que ver con la naturaleza eminentemente personal de la responsabilidad penal.


Según este principio, una persona jurídica no puede cometer delitos, pues carecen de voluntad (elemento subjetivo) que abarque el dolo en sus actuaciones. De esta forma, a las personas jurídicas no pueden imponérsele penas, entendidas como las consecuencias jurídico-penales clásicas, más graves que otras sanciones.


Pues bien, si se materializa la reforma del Código Penal y todo apunta a que así será, las empresas podrán incurrir en responsabilidad penal, pudiendo sufrir penas de multas y cierre o suspensión de actividad. Por tanto, se establece una regulación pormenorizada y técnicamente muy precisa para asegurar:


 La imputación a las personas jurídicas de aquellos delitos cometidos en su nombre o por su cuenta y en su provecho por las personas que tienen poder de representación.


 La obligación de las empresas de ejercer el debido control sobre los que ostentan dicho poder de representación.


También se les podrá imponer directamente multa e inhabilitación para obtener subvenciones, ayudas públicas, para contratar con las Administraciones Públicas y para gozar de beneficios e incentivos fiscales o de la seguridad social. La responsabilidad penal de la persona jurídica podrá declararse con independencia de que exista o no responsabilidad penal de la persona física.


No hay comentarios: