jueves, 1 de octubre de 2009

FORMAS JURÍDICAS MERCANTILES

La elección de la forma jurídica para la puesta en marcha de una nueva empresa debe ser objeto de un detenido estudio, a fin de elegir aquélla que mejor se adapte a las características del proyecto a desarrollar.

Algunos de los elementos que suelen pesar a la hora de efectuar la elección de la forma jurídica del proyecto pueden ser:

Simplicidad de los trámites de constitución.

Mayor en el caso de la empresa individual, que, estrictamente, no requiere de trámites constitutivos.

Libertad de acción del emprendedor.

Dicha libertad será mayor para el empresario individual, o para el socio único de una sociedad unipersonal, al no deber contar con el concurso de otra voluntades para la adopción de decisiones.

Tipo de actividad a ejercer.

En algunos supuestos, el ejercicio de determinadas actividades (potencialmente más arriesgadas desde el punto de vista económico, etc.) aconsejan el recurso a formas de empresa que limiten la responsabilidad de los promotores. En otros caso, es la propia normativa vigente la que exige la formalización del negocio bajo formas específicas (Ejemplo: Sociedad Anónima para las entidades que operan en sectores de financieros y de seguro, etc.)


leer más...

No hay comentarios: